LAS 50 MONEDAS DEL BARQUERO

EL BARQUERO

Alrededor de la inmensa laguna de Tota, las casas de los pueblos arden en largas llamas y las fábricas de ladrillo despiden negras humaredas.

El mundo entero ha caído a dentelladas por millones de muertos vivos que vagan sangrientos por doquier.

Sin embargo, un hombre rema incansable en su chalupa sobre las plateadas aguas de la laguna, avanzando hacia una isla verde de pinos. Al lado de sus provisiones, conserva la cabeza de una muerta que lanza mordiscos al aire, mientras sus cabellos se levantan con la brisa matinal.

Sin secarse las lágrimas, el barquero musita a su decapitado trofeo: “Aguanta amor mío, pronto vamos a llegar a casa”.

error: El contenido está protegido.