LAS 50 MONEDAS DEL BARQUERO

EL INTERCAMBIO

Sobre los tejados de zinc de un humilde pueblo en lo más recóndito del Chocó, levanta el vuelo sobre su escoba, una esquelética bruja envuelta en harapos negros, mientras sostiene del pie a un niño negro que grita bocabajo de puro pavor y vértigo.

El pobre niño desde el aire va quedando afónico de tanto rogar ayuda a su mamá, que desde el patio se despide de él con una mano, mientras con la otra sostiene agradecida una enorme canasta de mercado y un par de gallinas para que sus otros cinco hijos no se mueran de hambre.

error: El contenido está protegido.