LAS 50 MONEDAS DEL BARQUERO

EL SUEÑO DE LOS PARRICIDAS

Cada tantos días, el colérico hombre grita a cualquier de sus dos hijos, azota la puerta con fuerza para que nadie dude que él es la autoridad en casa y en las noches, fiel a su ego, sueña que es un león que corre feroz en la sabana.

Cada tantos días, el hijo mayor o el menor se descubren detestando a su colérico padre, encerrados en sus cuartos y con la música a todo volumen y en las noches, fieles a su odio, sueñan que son cazadores que avanzan implacables en la sabana tras la piel de un león.

error: El contenido está protegido.