LAS 50 MONEDAS DEL BARQUERO

FANTASMAGORIA

– Pronto demolerán estos muros y entrará el sol.

– ¿Qué pasará con nosotros?

– Pero si ya estamos muertos.

– Será como una segunda muerte. Un olvido final. Casi un alivio.

Susurraban así dos fantasmas, traslucidos y vacíos como pompas de jabón, escondidos tras los muros rayados y a medio caer de una inmensa casa, donde pronto construirían un reluciente edificio lleno de familias y almas nuevas.

– Luego de nosotros vendrán otros. Cientos. Miles.

Vivos y fantasmas, todos buscando un espacio en Bogotá para existir, latir y desaparecer dos veces: una por muerte y otra por olvido.

error: El contenido está protegido.