LAS 50 MONEDAS DEL BARQUERO

LA LLUVIA

Ni siquiera cuando calienta el sol de noviembre bajo el cielo azul, hay cierto barrio al occidente de Bogotá donde nunca para de llover.

Es como si una oscura nube – vampira anidara sobre esas calles, tiendas y edificios, alimentándose diariamente de la enfermedad, la gripa ahogada y la amarga melancolía de sus habitantes, que van envejeciendo grises entre sus casas de muros igualmente grises, donde cuelgan de sus balcones plantas grises, de las que de tanto en tanto, brotan pálidas flores de pétalos mortalmente grises.

error: El contenido está protegido.