CUANDO MUEREN LOS PLANETAS

Las murallas que caen

Algún día todas las murallas caerán

En un estrépito de piedras hechas polvo

Y el amor entrará como un ejército extranjero

Arrasando ciudades con una columna de fuego

Pasando por el cadalso toda resistencia

Haciendo de la historia eterna una historia nueva.

Amor mío, algo en tu voz despierta todos los tigres que duermen bajo mi piel. Cada mañana olfateo en el aire las constelaciones que traza tu sangre y pasan por tu corazón dormido. Ese oleaje de sangre, de vida es el sonido de la patria a la que dirijo mi barcaza para morir y resucitar entre tus brazos.

Algún día todas tus banderas cederán

En un grito que sonará a lo lejos como un cañonazo

Y el amor hará imperios en tu boca

Como una lengua extranjera que suplanta la nativa

Un fuego de pentecostés con palabras de ángeles

/ Que con sus vocales deletrean incendios.

Vida mía, amor hecho patria, amor hecho colonia, trazo con tinta tatuajes tribales en mi rostro porque el corazón reclama guerra. Levanto mi cimitarra que blandea con el sol del desierto y apunto mi caballería contra las ciudades cristianas. Mis cosacos cargan de pólvora sus mosquetes y regresamos por el hielo ruso contra el águila germana. Despierta pronto vida mía, porque el amor cuando amanece tiene mirada de crimen.

Algún día, cuando tus murallas caigan

Incendiaremos juntos todos los puentes

Incendiaremos juntos todos los graneros

Incendiaremos juntos todas las bibliotecas

Incendiaremos juntos todas las catedrales

Porque este amor es fuego.

 

 

error: El contenido está protegido.